NOTICIAS

China y Estados Unidos reanudan negociaciones comerciales

Miércoles, 10 julio, 2019

En el marco de la cumbre de alto nivel del G20, los presidentes de Estados Unidos y China sostuvieron una reunión el último sábado de junio del año en curso, acordando “un alto al fuego” en la Guerra Comercial entre sus naciones evitando una escalada temida por los mercados financieros, las empresas y los agricultores.

“Vamos a trabajar con China donde lo dejamos”, enfatizó el Presidente Trump al señalar que Estados Unidos y China reanudarán sus conversaciones comerciales, sin embargo aseguró que no tiene prisa por cerrar un acuerdo comercial.

El presidente estadounidense dijo a los medios de comunicación que las relaciones con China “han vuelto a estar en el buen camino”, pero que persisten las dudas sobre la voluntad de las dos naciones de llegar a un acuerdo sobre una solución a largo plazo.

Ambos países retomarán sus negociaciones, interrumpidas en mayo, “sobre la base de la igualdad y del respeto mutuo”, según la agencia de noticias Xinhua.

De momento, los aranceles existentes de Estados Unidos se mantendrán en vigor contra las importaciones procedentes de China mientras continúan las negociaciones, pero los gravámenes anunciados para más de 300 mil millones de dólares en importaciones chinas no serán activados. También confirmó que las compañías norteamericanas podrán volver a suministrar material a la tecnológica Huawei. Recordando que el mandatario americano había emitido una resolución que prohibía entablar relaciones comerciales con la empresa de origen chino, bajo la sospecha de ser una amenaza para la seguridad nacional.

11 rondas de negociaciones se han celebrado hasta el momento, sin haber logrado poner fin al estancamiento. Estados Unidos ha impuesto un 25% de aranceles de importación sobre productos chinos por un valor de 250 mil millones de dólares y amenazaba con aplicar otros aranceles a productos chinos por 300 mil millones de dólares, los nuevos aranceles hubieran implicado que prácticamente todo lo que China exportaba a Estados Unidos hubiera quedado gravado.

China contraatacó con aranceles a 110 mil millones de dólares en productos estadounidenses, centrándose en los productos agrícolas. El golpe arancelario afecta especialmente a los partidarios del Presidente Trump en el cinturón agrícola de Estados Unidos.

La disputa ya ha costado a compañías de ambos países miles de millones de dólares, ha interrumpido líneas mundiales de fabricación y suministro, y ha afectado a los mercados globales.

Mientras tanto, ese mismo sábado, los líderes del G-20 concluyeron una cumbre de dos días en la ciudad japonesa de Osaka, tras ratificar su compromiso “a favor de los fundamentos del libre comercio” y del “crecimiento económico”.

“Nos esforzamos por crear un entorno de comercio e inversión libre y justo, no discriminatorio, transparente, previsible y estable, y por mantener nuestros mercados abiertos”, señala el texto del comunicado final de la cumbre de Osaka. Asimismo, los mandatarios y representantes de los países miembros del G20 subrayaron la necesidad de introducir reformas en la Organización Mundial del Comercio (OMC) para mejorar sus funciones y reafirmaron su apoyo al Acuerdo de París sobre cambio climático.

El Primer Ministro de Japón, Shinzo Abe, anfitrión de la cumbre, pidió a los líderes que envíen un mensaje poderoso, en particular sobre el libre comercio, y que mantengan un sistema de comercio multilateral basado en reglas.