NOTICIAS

Escenario comercial entre México y Estados Unidos tras la llegada de Biden al poder.

miércoles, 3 febrero, 2021

Después de una relación cordial entre el presidente Andrés Manuel Lopez Obrador y Donald Trump; llega un nuevo presidente con nuevas ideologías que parecen apuntar hacia una mejor cooperación entre ambas naciones aprovechando el tratado de libre comercio T-MEC.

El escenario de Estados Unidos presenta varias prioridades, para el nuevo presidente de los Estados Unidos, en donde las oportunidades de mejora son muy amplias ya que el país no se encuentra en su mejor momento en muchos aspectos.

Uno de los temas más importantes, comercialmente hablando, es la postura que tendrá el nuevo presidente Biden con dos países en particular: México y China; aliados comerciales en los cuales debe enfocarse para sacar el mayor provecho.

Dentro de los temas importantes para el nuevo presidente de Estados Unidos, se encuentra el  monitoreo de los aspectos laborales para los trabajadores en México, en donde debe garantizar que las nuevas normas impuestas para México se cumplan de acuerdo con el tratado de libre comercio.

Además, las disposiciones de acceso al mercado para los productos automotrices y agrícolas, en reglas tales como inversiones, adquisiciones gubernamentales y derechos de propiedad intelectual, en materia laboral, medioambiental y reglas de origen.

 

“Buy American”

En los primeros días de su gobierno, Biden, firmó la  llamada “Buy American”; iniciativa que apoya la ideología “America First”, propuesta por su antecesor y con la cual buscan favorecer el consumo de productos hechos en los Estados Unidos; priorizando a las empresas y productos nacionales, para los contratos con el gobierno federal.

Además, dicha iniciativa, endurece las reglas de contratación pública con el objetivo disminuir la compra de productos importados, así mismo solicitar mayores requisitos de contenido local y asegurar un mejor acceso a la información a las pequeñas y medianas empresas para que tengan más posibilidades de lanzar ofertas por contratos gubernamentales.

De igual forma, Biden también aseguró que el gobierno federal optará por la compra de automóviles producidos en el país; lo cual puede generar un alza de los costos en piezas fabricadas fuera de EE.UU., industria de la que México es uno de sus principales socios comerciales.

Dicha iniciativa, puede generar un cambio negativo a un mediano plazo con México; pero abre la posibilidad para cerrar propuestas de integración de proveeduría con Estados Unidos y garantizar la cooperación económica entre ambas naciones.

Como sabemos, Biden, se caracteriza por tener mayor apertura comercial; lo que hace que el mercado entre ambos países tenga mayor certidumbre para inversionistas y cadenas multinacionales. Lo cual favorecerá a la inversión extranjera directa en estos países.

Expertos aseguran que México está en su mejor momento para tomar la nueva postura de Biden y consolidar a México como el principal proveedor de Estados Unidos, favoreciendo así a la balanza comercial mexicana.