Los riesgos del comercio internacional existen a pesar de las medidas de seguridad y prevención que se toman en las empresas; estos riesgos muchas veces se traducen a accidentes que terminan en pérdidas millonarias para el comercio internacional. Conocer los riesgos y peligros en las operaciones es vital para tratar de mitigar los riesgos externos a las compañías y evitar a toda costa los errores humanos dentro de los procesos de las organizaciones.

A continuación, hablaremos de los accidentes en el comercio exterior que más daños ocasionaron en la cadena de suministros:

Encallamiento en el Canal de Suez

El encallamiento del carguero Ever Given provocó, el pasado mes de marzo del 2021, el bloqueo del Canal de Suez; una de las rutas marítimas más transitadas del mundo. Con 400 metros de largo y 60 metros de ancho, quedó encallado alrededor de las 7:40 de la mañana (05:40 GMT), según medios locales, por una falla técnica. Las autoridades del canal tuvieron que desplegar numerosos remolcadores para tratar de despejar la ruta, así como excavadoras para retirar tierra y abrir paso.

El estancamiento del carguero en el canal fue por 6 días, resultando en pérdidas millonarias para el puerto, navieras y empresas. De acuerdo a la revista especializada en comercio internacional Lloyd’s List, 420 barcos debían pasar el canal en el tiempo en que el buque encalló; bloqueando el equivalente a 9.600 millones de dólares de carga diaria.

Además de lo anterior, el bloqueo también le costó al canal alrededor de 15 millones de dólares por día por los peajes que dejó de recibir.

Lo ocurrido en el Canal de Suez lo que hizo fue agravar un problema que ya venía de antes: la escasez de contenedores de envío en Asia. Esto implica que los minoristas pueden tardar varios días más en recibir mercancía que va desde televisores hasta muebles y autopartes, entre otros.

Lamentablemente, las consecuencias no fueron exclusivas del Canal de Suez; también fue afectado el comercio internacional, las tarifas de envío de los buques de productos petrolíferos casi se duplicaron, y el bloqueo interrumpió las cadenas de suministro globales, lo que amenaza con costosos retrasos para las empresas que ya venían lidiando con las restricciones de Covid-19.

Siniestro en buque portacontenedores

A finales del 2020 la naviera ONE fue testigo de los estragos de los cambios climáticos y presencio un hecho que dejo perdidas millonarias para la naviera.

El siniestrado buque portacontenedores ONE Apus atracó en el puerto de Kobe en Japón, después que sufrió los embates del clima severo y perdiera 1,816 contenedores en uno de los principales desastres navieros de la última década.

Por el que lo que naviera japonesa Ocean Network Express (ONE) estima que 1,816 contenedores cayeron por la borda y de ellos, 64 contenían mercancías peligrosas, incluidos: 54 con fuegos artificiales, 8 baterías y 2 de etanol líquido.

Las reclamaciones de las cargas superaron los 50 millones de dólares por el accidente, la peor pérdida de contenedores desde 2013 con otro navío japonés, el hundimiento del MOL Comfort que resultó en la pérdida de 4,293 contenedores.

Accidente ferroviario en Estados Unidos

La cabeza tractora de un trailer fue arrollada por un tren de mercancías en la localidad estadounidense de Pendleton, en el Estado de Indiana, después de que el vehículo, por razones que se desconocen, se quedara parado en el medio de las vías de un paso a nivel.

Afortunadamente el camionero pudo bajarse a tiempo de la cabina, pero las imágenes de los vídeos que recogieron el momento del accidente son escalofriantes.

Como consecuencia del impacto del tren sobre la cabeza tractora, esta fue arrancada del resto del conjunto y desplazada durante varios metros por la máquina del tren de mercancías.

Accidente aéreo comercial

El 1 de Julio de 2002, un Boeing 757 de la compañía de carga DHL despega de Bérgamo, dónde había hecho escala, con destino a Bruselas; mientras que desde Moscú, y con destino Barcelona, despegaba un Tupolev 154M de la compañía Bashkirian Airlines con 69 pasajeros abordo.

Ambos aviones tenían que sobrevolar en su ruta la ciudad de Überlingen, en la frontera entre Alemania y Suiza; donde el espacio aéreo estaba controlado por la compañía “Sky Guide”.

Lamentablemente un error en los protocolos desencadenó la tragedia; donde el avión de carga y el vuelo comercial chocaron, dejando 71 personas muertas.

El accidente se produjo, como suele suceder, por varios factores: las comunicaciones interrumpidas por el servicio de mantenimiento, la falta de un procedimiento de actuación en ciertos casos como que las órdenes del TCAS y las del controlador sean contradictorias, la sobrecarga de trabajo del controlador y su despiste al indicarles la ruta a seguir.

Como podemos ver existen factores de riesgo que no se pueden controlar y sobrepasan las medidas humanas, por ello la logística y el transporte es un sector que requiere especialización para contar con medidas que permitan mitigar los riesgos externos que tienen las actividades del transporte y la logística. Aun así los daños económicos año tras año siguen reflejándose debido a accidentes como los mencionados anteriormente.