La región del T-MEC es una de las regiones comerciales más grandes en el mundo, convirtiéndose en un ejemplo de desarrollo económico e integración comercial entre economías tan diversas como lo son México, Estados Unidos y Canadá.

Pero a pesar de los buenos resultados que se han visto desde su firma, existe un tema que ocasiona disputas entre los 3 países miembros: las “reglas de origen”.

Dicho tema tiene como principal objetivo unificar la cantidad de material con origen de la región para poder fomentar la proveeduría local de la región.

¿Cuál es la controversia con las “reglas de origen”?

La renovación del tratado de libre comercio sugirió un mayor porcentaje de cantidad de material regional en los productos para poder tener preferencias arancelarias; esta estipulación abarca a varias industrias, pero el problema actual se encuentre en el sector automotriz.

La reciente discusión de las reglas de origen en materia automotriz entre los países se debe a que la Representación Comercial de Estados Unidos ha interpretado de manera distinta lo acordado en el tratado.

Ante la posición negativa de Estados Unidos para modificar su interpretación sobre las reglas de origen de la industria automotriz; México y Canadá buscan interponer un panel de controversias para defender lo acordado en el marco del T-MEC, y con ello promediar un 75% en las partes esenciales para cumplir con el contenido regional.

Para entender mejor el problema de interpretación por parte de Estados Unidos explicaremos la situación:

En la industria automotriz existen 7 partes esenciales en los autos eléctricos y 6 en los de combustión, ya que se quitan las baterías, y las autopartes deben cumplir en promedio el 75% de contenido regional (TE-MEC), algunas pueden estar por arriba o por abajo, pero el promedio de todas debe de cumplir el 75%, a esto se llama Super Core part.

Bajo lo acordado por los negociadores, si se cumple con el 75% en promedio, se permite tomar al 100% el contenido en el vehículo, a lo que se le llama roll up, que es la posibilidad de llevarte el 75%, al 100 por ciento. El problema aquí es que Estados Unidos dice que no hay roll up, que es donde entró la interpretación distinta entre las partes.

Estados Unidos sostiene que sólo se debe añadir el valor correspondiente a ese 80% de la puerta (no el 100%) en la suma que se requiere para cumplir con el contenido regional total del auto exportado; pero los acuerdos fueron muy claros en el tratado para evitar este tipo de conflictos, por lo cual México, Canadá y hasta las propias empresas ubicadas en EU no se explican la diferencia de interpretación por parte del gobierno de los Estados Unidos.

En consecuencia, México y Canadá planean la realización de un panel de solución de controversias contra Estados Unidos en el tratado de libre comercio entre los tres (T-MEC).

El sector automotriz es el más integrado en América del Norte, con exportaciones intrarregionales por 236,000 millones de dólares en 2020. A pesar de la gran caída en los mercados por la COVID19. Por ello es tema primordial en la mesa de negociaciones entre los 3 países ya que de no llegar a un acuerdo se verán grandes afectaciones en inversión de capital, así como en las cadenas de suministro de las grandes armadoras automotrices.

Además, el 2021 el año de la “recuperación” es importante poder resolver estas diferencias de interpretación para volver a generar las condiciones necesarias para un crecimiento favorable y que permita llegar a los niveles del 2019 y recuperar el mercado perdido. La primera instancia esperar que Estados Unidos recapacite en su interpretación y tomar como segunda opción en panel de conflictos donde intervendrán actores objetivos a la mesa de negociación y evitar a toda costa afectaciones a la facilitación comercial en esta región.