Las consecuencias de la terrible pandemia siguen afectando a la economía y a la logística internacional. El brote de Covid-19 en el sur de China y la importante terminal portuaria de Yantian está causando más problemas y retrasos en un mercado de contenedores ya afectado por varios meses, lo que “aumenta significativamente” el riesgo de problemas de capacidad en 2022.

El sur de China está luchando por contener un nuevo brote de Covid-19 en la región de Guangzhou, centrado en el principal puerto de Yantian, donde el cierre del puerto como medida de controlar el nuevo brote está ejerciendo una gran presión sobre el ya afectado mercado de contenedores que ha disparado las tarifas marítimas.

La situación ante un posible nuevo brote”aumenta significativamente” el riesgo de que la severa falta de capacidad en el mercado de contenedores continúe en 2022 y no solo eso sino que además aumente la problemática, aseguró el especialista logístico Lars Jensen, analista y director ejecutivo de Vespucci Maritime.

Los cuellos de botella que han surgido recientemente en los puertos chinos provocarán más retrasos y listas de espera para poder embarcar nuevas cargas, lo que significa que los buques pueden realizar menos viajes de ida y vuelta de lo habitual.

Repercusiones que durarán otros 2-3 trimestres y posiblemente hasta 2022.

El vicepresidente ejecutivo de logística marítima de la empresa de logística Kuehne + Nagel, Otto Schacht, ha comentado que las repercusiones se sentirán en el mercado durante al menos otros seis a nueve meses.

“Quien haya pensado que la interrupción global del transporte de contenedores causada por la situación de la terminal de la costa oeste, seguida por el caos Ever Given / Suez, está mejorando, mejor observe a diario las nuevas demoras frente al puerto de Yantian”, escribe el vicepresidente ejecutivo Schacht en una publicación. en LinkedIn y agrega que hay “buques esperando más de una semana, en este momento más de 30, muchos ahora serán desviados”.

Las compañías navieras como Maersk, CMA CGM y MSC ya han comenzado a redirigir los buques y se esperan retrasos significativos.

Los crecientes cierres en el sur de China, un centro industrial crucial, también están afectando las exportaciones del país.

Las exportaciones de China han crecido casi un 28 por ciento en mayo interanual, un ritmo más lento que el 32,3 por ciento informado en abril y mucho más bajo que las expectativas de los analistas de un crecimiento de las exportaciones del 31,1 por ciento.

El problema radica en la importancia que el mercado chino tiene en la economía global, de manera directa afectará la logística mundial y específicamente las rutas hacia latinoamérica y por ende a México.

El mercado chino está teniendo una desaceleración que nadie previno y que deja un mercado asiático menos competitivo ya que las rutas logísticas hacia este país y provenientes de este país se han triplicado.

La oportunidad ante esta situación radica en la sustitución de materia prima proveniente de China. Producir productos que EEUU importa de China y buscar la oportunidad de exportarlos para ganar mayor participación con el vecino norteamericano.

Fuente: ShippingWatch Media